jueves, 22 de noviembre de 2007

I´l dolce far niente

Bueno, hoy desde la trinchera del couch potatoe moderno, y escondiendome del calor (Qué paradójico! Yo que siempre tengo frío...), escucho Pink Floyd sin nada más que hacer.
A veces no les pasa que, a pesar de no estar cumpliendo todas las expectativas que tenían delineadas para determinado momento se sienten bien a pesar de todo? Eso me pasaba por la cabeza mientras me alejaba de el restaurant donde comí con bff.
Siempre punzante, no se le ocurre sino lanzar los mejores deseos, pero cubiertos bajo el halo de la peor de las condecendencias, como si en el fondo realmente no quisiera felicitarte. En fin, supongo que va a costar la etapa de la readaptación; ese tiempo en el que aún "compartir" suena a trashy talk. En fin...
Por otro lado, y mientras transcurre otro día más de la semana de accent (!), me doy cuenta qué patético puede ser todo el proceso visto desde fuera: estamos siendo "incubados" para luego depositarnos en el nido (nesting), y ver quién en la competencia feroz del crecimiento, termina volando alto... o en la gran puerta del "lobby" (con musiquita de la voz del ascensor de Pellegrini).
Supongo que cuando me dicen "tenés más para dar", no me están felicitando precisamente... Es como decir: "Oh, sí...esta chica es CASI como una persona completa". Palmadita/cachetazo, o me equivoco?
Bueno, eso ronda mi cabeza en este día off, que de off no tiene nada más que el hecho de no estar en ese edificio...

Adios!


Campanita*